Sin Internet

Hoy en día hay algo que todo el mundo usa y que está presente en la vida diaria de medio mundo. Es Internet. Internet nos permite hacer de todo sin salir de casa. ¿Quién no mira su twitter o su facebook en busca de las ultimas noticias? ¿O quien no usa Internet para ver sus series y películas favoritas? Al fin y al cabo, Internet es una parte esencial de la vida de muchísimas personas.

Pero, ¿que ocurriría si despareciese Internet? Lo primero es que no podrías leer esta entrada ni yo podría haberla escrito. Lo mismo pasaría con todas las redes sociales y con los correos electrónicos. Para comunicarnos habría que llamar por teléfono al resto del mundo, ¡NO HABRÍA WHATSAPP! Imagínate que horror para quedar con tus amigos, porque ya no podrías usar esos cómodos “grupos” que os permiten enteraros todos a la vez sin necesitad de ir contando el plan uno por uno.

Pero los problemas sería mucho mayores: sin Internet los satélites no podrían retransmitir datos, por lo que tampoco se podría llamar por teléfono. Con la capacidad de comunicación de la Edad Media los diferentes gobiernos serían incapaces de afrontar la crisis que se avecina. El dinero “virtual” que tienen los bancos desaparecería, y con ellos los ahorros de millones de personas.

Definitivamente, Internet es una pieza vital de nuestra vida, y a pesar de que es un gran avance y supone una gran comodidad, tal vez dependamos en exceso de la red.

Fernando H.

Miles-de-usuarios-podrian-quedar-sin-internet-el-lunes-9-de-julio

Anuncios
Sin Internet

Crítica a la crítica

Cuando vemos la televisión, leemos el periódico o escuchamos la radio hay algo que oímos constantemente: hay que ser críticos. Es muy importante que haya una oposición que critique a los que nos dirigen para que estos no se relajen y usen su cargo en su propio beneficio. Esto tiene sentido, pues al fin y al cabo estamos en un sistema democrático y para mejorar hay que fijarse en los errores e intentar solucionarlos.

Sin embargo en la sociedad actual este sano espíritu crítico se ha malogrado. Ahora todo el que entra en la oposición (sea cual sea su orientación política) critica todas las acciones del contrario sin que le importe realmente si es bueno para el país o no, para (sin proponer una solución) poder argumentar que el que está en el poder debería renunciar a este ipso facto.

Este es uno de los grandes problemas de la sociedad en la que vivimos, pues ahora lo único que importa es como te ven los demás, y para los políticos es aún más importante (¡si no gobernarían los del otro partido!). Debido a esto se dedican a agachar la cabeza ante cada critica sin ser capaces de hacer lo realmente necesario para sacar a España de la gran crisis moral (que es la realmente importante) que la asola.

Fernando H.

critica

Crítica a la crítica